Aprendamos a ser como los niños

En este mundo lleno de tanta incertidumbre e injusticia nos aterra lo que será de los próximos años para nuestros hijos. Por generaciones y costumbres culturales pensamos que sin nuestras enseñanzas ellos no podrán ser grandes humanos en la sociedad. Nos creemos superiores por ser mayor o por tener más experiencia en la vida. Pero si algo nos ha enseñado este año es que nadie está preparado para lo que viene, como dice mi mamá; son otros tiempo. El carácter de un niño aunque aveces nos parezca vergonzoso, es de admirar. Ellos hablan con toda sinceridad porque no piensan si es incomodo o no, solo dicen lo que ven. No discriminan entre lindo o feo, blanco o negro solo demuestran su sentir sin ninguna mala intención.
    Los niños, especialmente en temprana edad nos enseñan más a nosotros que nosotros a ellos. Lo más seguro en algún momento tu bebé hizo algo que te preguntaste, “¿como aprendió hacer eso?” o pensaste que los niños de hoy día nacen sabiendolo todo. Probablemente tu fuiste igual pero en tus tiempos la mentalidad era que los niños no saben, así que nadie les presta atención. Ellos se retan al máximo nivel para lograr una meta, y luego de alcanzarla la practican una y otra vez para perfeccionarla. Por ejemplo mi hija Catalina está que quiere subir cualquier escalón que encuentra aunque no sean escaleras. ¿Cual es nuestra inmediata reacción? bajarla de las escaleras por que se cae, pero ni siquiera sabemos si las puede subir bien o no. En mi caso yo la he observado sin interrumpirla y he visto como ha logrado dominar la habilidad y ahora sube y baja por cualquier lado sin tambalearse o caerse.  Ella no necesitaba que la sacara, necesitaba mi apoyo para lograrlo sola.
    Hago esta observación tan sencilla pero tan importante para analizar ¿cuántas veces no logramos una meta porque nos sentimos solas en esta vida de madres? o nos rendimos en nuestros proyectos por no retarnos al máximo cuando la cosa se pone fea. ¿Cuántas verdades no decimos por no hacer sentir mal a alguien de esta generación tan sensible? o  aunque no te diste cuenta siempre le compras a tu hija las muñecas rubias porque siempre acostumbramos a escuchar que esas son las bonitas. No hay nada de malo en todo esto, al final somos humanos y así nos programó la generación pasada. Yo soy millenial y quizás no tengo mucha experiencia en la vida pero si conocimiento suficiente para saber que deseo y que debo hacer para que mi hija cambie el futuro. El querer ser mejor y tomar acción para alcanzarlo no tiene generación. No te rindas!
    Al final sigues siendo una super mamá, no hay manera correcta de hacer esto, por tal razón tampoco sabemos nada. Dios nos guía pero de igual forma nos brinda libre albedrío y tu escoges tu camino. De la misma manera guiemos a nuestros hijos, dejándolos escoger su camino aún cuando sean tan pequeños y aprovechemos esos momentos para detenernos a observar y escuchar todo lo que nos tienen que enseñar. Imagínate como seria el mundo si todos fuéramos como los niños.

 

 

¿Qué aprendiste de tu hijo/a hoy?

Leave a comment

x