Haciendo el cambio a los pañales de tela.

Mi bebé tiene un año y cinco meses y decidí hacerl el cambio a los panales de tela cuando tenía 5 meses. Antes de comenzar investigué muchísimo y pregunté en mis redes sociales abiertamente por recomendaciones y experiencias. Para mi sorpresa la mayoría de los comentarios fueron negativos. Comencé a recibir mensajes como “ es horrible, debes estar lavando todo el tiempo”, “ no pude lidiar con la vaca de mi bebé “, “ no te lo recomiendo es mucho trabajo”. No me dejo influenciar fácilmente, así que persistía en hacer el cambio; aún decepcionada. Obtuve solo dos comentarios positivos y fueron suficientes para decir “ LO VOY HACER”.

 

¿Qué me motivó a hacer el el cambio de pañales desechables a pañales de tela?

 

  1. Apoyo al medio ambiente: Pensar que un solo pañal desechable tarda 500 años en descomponerse me causó crisis. La primera persona que utilizó un pañal desechable todavía tiene su pañal por ahí. ¡Que horror! No quería, ni quiero ser parte de un sistema dañino a nuestro planeta.
  2. Alivio al bolsillo: Entendí que era una inversión no un gasto. Invertí unos $200 en los pañales de tela y nunca más volvería a comprar desechables, pues estos le servirían a mi bebé hasta que termine su estampa de pañales. He utilizado los mismos pañales durante 11 meses , mientras que comprar pañales desechables me llevaría gastar unos $900 en toda su etapa pañalera.
  1. Vida más saludable: Los pañales desechables están creados con plástico y químico tóxicos para la piel. Es por eso que debe usarse con tanta frecuencia las cremas para evitar las quemaduras. Los pañales de tela son fabricados con algodón orgánico y/o fibras de bamboo así que no deberías utilizar nada. Si bebé se quema es porque estuvo mucho tiempo con el pañal y para eso también existen productos naturales que alivian el problema. Así que la zona genital de mi bebé ya no sufre quemaduras ni irritaciones.

 

Te estarás preguntando acerca de la rutina de lavado de los pañales de tela... no es nada complicado, pero es un tema extenso y muy personal.

 

Podría compartirles muchas otras razones , pero personalmente esas son las tres principales. Ayudar al medio ambiente, ayudar mi bolsillo y cuidar la salud de mi bebé son suficientes para seguir haciéndolo. Los mismos pañales que he usado con mi hija los puedo volver a usar con mis próximos hijos y/o vender o donar. (Beneficio extra).

 

Las personas se me acercan con la curiosidad sobre el sistema de los pañales de tela y me he dado cuenta que orientar y educar me hace sentir bien. Después de todo soy maestra de profesión. Así que gracias a Dios hoy día tengo mi propio negocio , con una amiga, donde ofrecemos pañales de tela y productos naturales para el cuidado de bebé llamado JAVA Baby Bear.

 

A ti mamá que me lees, te exhorto a encontrar tus propias motivacionespara hacer el cambio de lo sintético a lo natural. ¡Se parte del cambio!

 

                                                           Vilma Rodríguez 

 

Leave a comment

x