Porteo Seguro

Hablemos del porteo.

Quizás es la primera vez que escuchas este término... pero de seguro conoces lo que es.

Cuando vas paseando por el centro comercial o por el parque y ves a un adulto sujetando a su bebé contra su cuerpo con un pedazo de tela o algo que parece un bultito para bebés... eso es lo que llamamos porteo... es llevar a tu bebé “en brazos” pero con las manos libres.

El porteo es una práctica ancestral, que ha pasado de generacion en generación. Es cierto que desde el invento del coche, el porteo se volvió una práctica casi obsoleto entre las culturas con acceso a este concepto tan moderno. Cambió de ser una práctica habitual para todo el mundo a una práctica de personas que no podían permitirse el lujo de comprar un coche. 

Hoy día, estamos aprendiendo que por más ancestral que sea, es una práctica que vale la pena aprender. 

El porteo facilita la crianza, te permite cuidar las necesidades básicas del contacto que tiene tu bebé, sin sacrificar tus brazos y manos. En fin, puedes continuar con tu vida con tu bebé acuesta.

El contacto entre el bebé y su madre o padre tiene un sin fin de beneficios para el bebé, algunos de ellos son: aporta seguridad, el bebé está más tranquilo, duerme mejor, mejor regulación de su temperatura, estimulación apropiada, está integrado en la rutina diaria y aporta al apego seguro... El porteo permite que podamos mantener ese contacto y recibir estos beneficios.

Se pueden usar una variedad de estilos, desde hamaca o fular tejido hasta una mochila o un meitai. 

Cualquier estilo de portabebes que elijas, lo importante es usarlo bien. 

La mayoría de los portabebes vienen con un manual de instrucciones, pero esas instrucciones rara la vez son claras para padres iniciándose en el mundo de porteo...En este caso, recomiendo acudir a una Asesora de Porteo Profesional o un grupo local de porteo.

Aunque cada marca y modelo tendrá sus métodos de uso individuales, lo que si es estándar y útil para cualquier marca y modelo es que debes de poder practicar el “Porteo Seguro”. 

El Porteo Seguro tiene tres pilares 

•posición 

•tensión

•vías respiratorias despejadas 

 

Posición - Coloca a tu bebé a la altura de tus besos, debes de poder darle un besito en la frente cuando bajas la cabeza. En posición vertical, con las rodillas más altas que su asiento, esta posición hace que las piernas de tu bebé hagan la letra “M”. Rodillas altas ayuda a colocar al bebé en una posición fisiológica que favorece el desarrollo y protege las caderas y espalda de tu bebé. Espalda redondeada si tu bebé aún no se mantiene sentado por su cuenta. 

 

Tensión - después de posicionar bien a tu bebé es importante mantener esa posición con una buena tensión. Ajusta tu portabebe al tope. Si te inclinas hacia delante, el cuerpo de tu bebé no debe de separarse de la tuya. Aunque la mayoría de las personas temen apretar demasiado, el 99% del tiempo, el error está en dejarlo muy suelto. Un portabebe suelto es inseguro.

 

Vías Respiratorias Despejadas - el mentón de tu bebé no debe de tocar su pecho. Debes de poder introducir por lo menos 2 dedos entre su mentón y el pecho. Las Asesoras de porteorecomendamos la posición vertical como primera opción, ya que es más simple mantener la cara de tu bebé visible en todos momentos, estar atento a sus respiraciones y sentir cuando respira.

 

Con el Porteo Seguro presente, podrás tener la confianza de que estas porteando a tu más preciado tesoro con seguridad y podrás elegir un portabebé con más facilidad.

 

¿Tu portabebé te permite aplicar los tres pilares del porteo seguro? Si tu respuesta es no, es hora de encontrar una opción que si te permite practicar el porteo seguro.

 

Becky

•Asesora de Porteo Profesional 

•Pionera del porteo ergonómico en Puerto Rico 

•Creadora de Portealo Bien y Asociación Portealo Bien Puerto Rico

Leave a comment