Sincroniza tus espacios con los de tu bebé.

    Como toda diseñadora, soy muy observadora y tomo mucho en cuenta elementos de diseño cuando se trata de decoración, ropa, etc. Así que a la hora de decorar mi hogar, los colores neutrales, blanco y negro; dominan. Reflejar tu personalidad en tus espacios te ayuda a mantenerte en calma y fortalecer tu paciencia en momentos de caos. Esto es bastante necesario si eres madre y sabes como puede ser cuando hay criaturitas corriendo por la casa.

    Como toda primeriza, durante mi embarazo, asumía que permanecería ese "vibe" cuando decorara o le comprara cositas a mi bebé; error! Todos esos sueños de millo' millo' de Pinterest se quedaron a mitad y el "nursery" fue mi nueva cobacha. Todavía duerme conmigo y todas esas cositas innecesarias que compras con el ¨baby fever¨, ahí están cojiendo polvo.  Yo di a luz después de navidad, así que mi casa era la nueva jugueteria y así seria el resto del año, pues a nadie se le ocurre que ella pueda tener suficientes ya. Y en medio de bloques y castillos mi sala ahora era Villa Catalina,sí así la nombramos para pretender que era a propósito y no una invasión. La rutina nos distrae y lo seguimos pateando todo para hacernos los ciegos, pero, llego la pandemia. Ahora sí que sí, 24 horas de muñequitos y pisar juguetes, así que era hora de reorganizarnos!

     Empezar desde cero fue lo más fácil, re decorar con lo que tenía pero esta vez dejándome llevar por la decoración en el resto de mi casa; esta es pequeña así que todos los espacios se conectan. Organicé los juguetes por actividad para su edad, utilizando los que tienen menos color y materiales como madera, y utilicé cajones decorativos para organizar los más coloridos. De esta forma están todos organizados manteniendo tu estilo. Le más gracioso es que ahora me gusta más el área de juego que el resto de la casa, me inspira. Catalina ha logrado un progreso significativo en su desarrollo, el tener un espacio más organizado y con los juguetes que verdaderamente necesita a simple vista, incita curiosidad en ella. Si tu estilo es mas colorido, puedes adaptar el proceso a tu manera.

    En resumen, no podemos seguir la tendencia de perdernos en la maternidad y dejar atrás nuestra esencia, así sea en algo tan sencillo como la estética de tus espacios. Nuestros hijos nos ayudan a evolucionar, no quiere decir que dejes de ser, vivir, vestir como tú. Sincronizar tu estilo de vida y el de tu bebe te mantiene enfocada, con estilo y sin sacrificar el aprendizaje de tu "bendición".

 

Como está esa sincronización en tu casa? Comenta y sigamos la conversación!

Leave a comment